Esta temporada, los colores son parte esencial para conformar la armonía en las habitaciones. Entre la paleta preferencial se encuentran los colores tierra: como los marrones y los beiges; en contraste con colores más refinados como los azules, los blancos y los grises neutros. La elección se debe a que, en su conjunto, generan calidez hogareña y permiten que la vista y la mente se puedan distender, ya que estos colores no son invasivos.



Las texturas son claves esta temporada. Las elegidas son todas aquellas que sean suaves y abriguen, especialmente para todo lo que sea ropa de cama y living. Entre los preferidos se encuentran los almohadones de pelo de peluche y los acolchados de plumas, perfectos para dormir en invierno sin preocuparse por el frío.

Copyright © La Anónima 2018. Todos los derechos reservados. Política de privacidad.